Es posible que la palabra segway no nos diga nada en particular. Pero seguro que todos hemos visto alguna vez esos vehículos de dos ruedas impulsados con el peso del cuerpo con el que se realizan tours turísticos en grandes ciudades o se desplazan algunos guardias de seguridad en centros comerciales. Pues eso precisamente es el segway, un medio de transporte casi recién nacido pero que llega con ganas de dar mucho que hablar.

Aunque en principio pueda parecer que no existe demasiado público para un vehículo de estas características, la realidad es que hay una gran cantidad de empresas que se están lanzando a utilizar el segway como elemento principal.

Uno de los sectores principales en los que el segway ha conseguido abrirse camino es el del turismo. En las grades ciudades es habitual ver cómo empresas ofrecen a sus visitantes tours en segway y desde el año pasado también en el Valle Salado de Añana, lo que resulta bastante cómodo ya que es una opción que permite disfrutar de la explotación salinera sin tener que agotarse de andar por ella.

El segway como vehículo personal

Donde el segway no parece haber terminado de despegar es en la venta a particulares. El alto precio de este vehículo, que no resulta demasiado práctico para el desplazamiento en el día a día, ha hecho que sean pocos los que lo hayan comprado para su desplazamiento personal. Ese es otro punto que tienen a favor las empresas que se dedican al alquiler de segways, ya que al ofrecer una forma de transporte a la que los usuarios no están habituados resulta enormemente atractivo para los turistas que quieren experimentar algo diferente.

Una idea diferente, la clave del éxito del segway

Si el segway ha conseguido triunfar en el sector turístico ha sido por ofrecer algo que hasta ahora no se había visto. Esta es la prueba definitiva de que un producto innovador puede ser la clave para que un negocio resulte fructífero.

A que esperas reserva con nosotros una visita al Valle Salado.